Menu

¿Son los textos de tu web inquietantemente parecidos a los de tu competencia?

Hay una tendencia a emular los textos de nuestra competencia porque creemos que, si a ellos les funcionan, a nosotros nos funcionarán. 

El resultado: miles de páginas web iguales, que surcan el mar de internet sin destacar ni diferenciarse unas de las otras. 

Mejor para ti, ahora te explico por qué. 
Pero antes déjame decirte algo importante sobre tus textos. 

Para que alguien te compre o te contrate, hay una cosas que tienes que conseguir sí o sí. 

Esa cosa no es tener el mejor producto o servicio ni tener el precio más bajo del mercado. 

Lo que tienes que conseguir no es nada de eso. 

Para que alguien te compre o te contrate tienes que conseguir que quiera hacerlo.

Solo venderás si consigues que tu potencial cliente quiera comprarte. 

¿Parece evidente?

A juzgar por los textos de la inmensa mayoría de webs que circulan por internet, no lo es.

Lo mejor es que, si  tú tienes esto claro y sabes cómo utilizarlo, tendrás una gran ventaja sobre tu competencia.

Entonces, hay muchas empresas dan toda la importancia a que su web sea bonita y que tenga muchas fotos. Si en ellas aparece gente sonriendo, mucho mejor. 

No me entiendas mal, a mí me gusta que la gente sonría. 

Sin embargo, si lo que queremos es convertir, encuentro más inteligente dar importancia a las palabras por el motivo siguiente: 

los textos tienen la capacidad de conectar con lo más profundo de la naturaleza humana. Pueden tocar las teclas que llegan a lo más hondo, donde es casi imposible no actuar.

Extrañamente, hay empresas que no dan ninguna importancia a sus textos, y se limitan a hacer versiones de las páginas de otros.

¿Eso es un problema? No lo sé. 
¿Es un problema llamar la atención como un barco en la niebla?

Muy probablemente, tu competencia está en ese grupo.

Mejor para ti.

Y hablando de cosas buenas.

Tengo una lista de correo un poco rara, a la que mando únicamente 3 emails. 

En el primero que recibes, descubrirás si tus textos están llamando la atención de tus potenciales clientes o si son, ya sabes, barcos en la niebla. Eso te lo cuento con la historia de Dookie, el unicornio místico que hace caca de helado.

Puede ser que, con lo que aprendas cuando lo leas, quieras ponerte ipso facto a reescribir los textos de tu página web. 

Ojo, también podría pasar que te entren unas ganas locas de contratar mis servicios. 

Insisto, podría pasar.
LegalCookiesMembresíasRevisoFranquicias